jueves, 25 de abril de 2013

¿La solución al tráfico? Fácil: Más autos.



Si duplicamos o tripicamos el número de autos en nuestra ciudad en el menor tiempo posible, todos nos vamos a beneficiar.
Si abarrotamos las calles de autos, reduciremos la velocidad de los mismos a un tercio aproximadamente. Es decir, si tu promedio de velocidad era 60 kph en la ciudad, ahora podrás viajar tranquilamente a 20 kph, y aunque nos demoremos más en llegar a nuestros destinos, aumentaremos la seguridad para todos: menos choques, menos atropellos, menos muertes y menos stress para automovilistas, motociclistas, ciclistas y peatones.

En un atolladero de tráfico inducido, tendremos más tiempo libre dentro del auto para escuchar con tranquilidad más música que nos gusta, revisar y responder más correos con el smartphone, coquetear con el conductor o conductora de al lado, reclinarse un rato sobre el asiento y ocasionalmente hasta leer un libro de bolsillo, lo que nos haría a todos un poco más cultos.

Es cierto que los que no usan vechículos carburantes (propios o públicos) de 4 ruedas para trasladarse no tendrían este beneficio de comodidad, pero como consuelo podrán llegar a sus destinos con menos riesgo de ser atropellados por combis, camionetas, carros y demás. (Adiós SOAT).

Por eso quiero proponer oficialmente el Día de la Multiplicación de los Autos.

¿Cómo colaborar? Fácil: Vende tu auto a un precio cariñoso y cómprate un auto nuevo. Ahí en principio duplicaremos el parque automotor rápidamente. Si te da pena venderlo pero igual quieres participar en la cruzada, cómprate otro más.
En el Día de la Multiplicación de los Autos, todos los concesionarios venderán sus naves a casi la mitad de precio ya que el gobierno estimulará esta multiplicación suspendiendo por ese día -y solo por ese día- los impuestos a la compra y venta de vehículos.

Es cierto que con el tráfico multiplicado y ralentizado tendremos algunos problemas de estacionamiento, además de que bomberos, ambulancias y patrulleros no podrán desplazarse con la premura que requieren, pero si todos nos acostumbramos a vivir más lento, bajarán los niveles de stress para todos y como consecuencia nos darán menos ataques (adiós ambulancias), no saldremos apurados de casa dejando velas encendidas (adiós bomberos) y los ladrones, al ver que no podrán huir muy lejos en auto (adiós patrulleros), se dedicarán a otra cosa como la política, para lo que se ha demostrado que también tienen talento.

Día de la Multiplicación de los Autos,
voy despacio porque llevo prisa.

 

1 comentario:

Lina Diaz S. dijo...

jajaja, que buena.