miércoles, 28 de agosto de 2013

Envidiable manifiesto contra la Envidia


A esos que me envidian por ser multitalentoso y polifacético,

yo les digo que todos somos multitalentosos, aunque no todos seamos polifacéticos.



A esos que me envidian por tener la palabra precisa en un manifiesto y la nota precisa en una composición musical,

yo les digo que a veces la precisión es enemiga de la espontaneidad.



A esos que me envidian por caerle simpático a casi todo el mundo,

yo les digo que a los osos panda también les pasa lo mismo aunque ellos nunca se hayan propuesto ser así.



A esos que me envidian por mi capacidad de adaptarme a cualquier entorno,

yo les digo que las cucarachas también la tienen, por lo que no es algo de lo que haya que enorgullecerse.



A esos que me odian por burlarme de los cantautores de trova, que se visten como eternos estudiantes universitarios y entonan canciones de crítica social adornadas con pajaritos de colores,

yo les digo: tranquilos, que todo es susceptible de burla, incluso la burla misma.



A esos que me envidian por tener más ideas modernas aún cuando voy teniendo más arrugas,

yo les digo que las ideas modernas las impone el mismo paso del tiempo, al igual que las arrugas.



A esos que me compadecen porque prefiero andar sobre una buena bicicleta que sobre un Audi,

yo les digo que en Lima, con la bicicleta casi siempre se llega primero al destino que con el Audi.



A esos que me envidian por ser invulnerable a la pasión por el fútbol, las canciones románticas y las rubias tetonas,

yo les digo: no me envidien, ya que en las sociedades menos desarrolladas como ésta, no tener esas pasiones no se ve como una excentricidad cool, sino más bien como cosa de desadaptados.


A todos esos yo les digo: no me envidien y hagan más de lo que mejor saben hacer… a menos que envidiar sea su mejor talento.

No hay comentarios: